Hunter


-¿No te gusta la música?

El cazador se quedó pensativo durante un momento, con la mirada perdida en algún punto frente a él. Tenía los labios despegados como si quisiese hablar y las palabras se negasen a hacer acto de presencia.
Es difícil describir los sonidos con palabras.

-Me gustan los tambores, la percusión. Me recuerda el sonido de las patas de los animales al golpear el suelo cuando corren, o las mías propias. Me gustan los ritmos que baten como el latido del corazón, el pulso que se acelera homogéneamente a medida que te acercas a tu presa. Me gustan los instrumentos de viento, que suenan igual que el aire frío soplando entre los altísimos árboles. Un silbido tenso e intermitente, emocionante. Un canto frío y metálico, solitario y letal. Y la emoción creciente mientras corres guiado por un instinto certero pero inefable. Hasta que te encuentras frente a frente con tu oponente y la tensión desaparece y se libera la pasión, el impulso de la naturaleza. Es como salir del bosque a un llano blanco inundado por los rayos del sol después de pasar excesivo tiempo en la oscuridad de los árboles. Y si sales vencedor, todo vuelve a empezar, buscando constantemente.

Era hermosa y real aquella forma pura de comprender la música. Aquella era su música y la de nadie más, parte de su ser.

Donde uno era sofisticado, ambiguo e ingenioso;
el otro [el cazador] era natural, instintivo y sincero.

I’m an adolescent, what were you expecting?


I’m an adolescent, what were you expecting?

what was I expecting?

thought somehow my mind wants to overcome this state
an state of emergency, might be
thought I clearly know what I should feel
what I shouldn’t

my body just can’t be contained
my most capricious wishes all rise over the darkened surface of my eyes
to meet you
even thought I despise this thirst as the most unreliable compass
a labyrinth of lust

my heart is like an oven
my blood runs its way through it
melts and burns inside that four-hollow chamber
waving against the meaty walls
like a violent ocean
dense like cast iron
it streams strongly heating up each one of my muscles
fed on anguish
consumed

red
shiny hot
it gives birth to all my pain

the warmest place
the most dangerous
the most frightening
isolated

life breaths there
whispers about the insatiable need
caresses the tiniest ends of your nerves
a tasty kiss that will tear your breast
like the lightning cracks the sky

in the end
devasted all sings of sense
only truth still born will lay
fresh air brand new eyes
the youngest land will grown branches of joy beneath the sun